Tradición oriental y Navidad unidas por wagamama

Tradición oriental y Navidad unidas por wagamama

wagamama es una marca muy reconocida en Inglaterra, especialmente en Londres, pero en España aún está asentándose. Nuestro principal reto, para dotar de personalidad a esta marca de comida panasiática, fue fusionar la idea de la Navidad con las tradiciones orientales: dos ideas que, a priori, pueden parecer antagónicas, pero… ¡no hay nada imposible para Baldosas Amarillas!

Las días especiales de la Navidad se enmarcaron dentro del periodo de la campaña #HappyOmakase, orientada a promocionar y dar a conocer los Omakase. Estos platos, dentro de la cultura japonesa, simbolizan un regalo del chef: el cliente no elige su comida; se fía de la recomendación del cocinero.

Desde Baldosas Amarillas, agencia de marketing de contenidos, continuamos dotando a las imágenes de un mood sobrio, al estilo wagamama. Para lograrlo jugamos con las tonalidades: fondos neutros para que todo el color lo aportaran los platos, que siempre fueron los protagonistas de las imágenes.

 

Días especiales en la campaña navideña de wagamama

El día de Navidad lo celebramos con un árbol muy especial, en el que se presentaban los tres Omakase en conjunto: cordero teriyaki, pato a la parrilla y atún a la plancha. Para dotar a la imagen de un elemento asiático, empleamos un trazo elegante imitando el estilo de la caligrafía oriental. Este sería el hilo conductor con el resto de la campaña.

feliz navidad y… #happyomakase!

A post shared by wagamama españa (@wagamama_es) on

Para Nochevieja elegimos una imagen mental que, independientemente de la cultura, suele tenerse de la celebración de este día: los fuegos artificiales. Estos también explotaban, pero en vez de ruido causaban lágrimas de emoción en las personas que los probaron.

esperamos que vuestra salida y entrada de año sea muy… #happyomakase!

A post shared by wagamama españa (@wagamama_es) on

¿Cómo serían los Reyes Magos si fueran una tradición asiática? En Baldosas Amarillas nos hicimos esta pregunta, y llegamos a la conclusión de que, sin duda, llevarían kimonos. En vez de darles galletas y leche les dimos Omakases y zumos. ¡Creemos que salieron ganando!